La historia del seguro y sus momentos

Episodios claves de su origen.

PRIMEROS PASOS

El seguro prácticamente nació con los mercaderes, quienes buscaban proteger sus mercancías de piratas y ladrones.

Los fenicios (5000 AC – Edad Antigua), posteriormente los griegos (3000 AC ) y los romanos (200 AC) utilizaron el denominado “Préstamo a la gruesa”Una práctica aplicada en los viajes por mar. Similar a los seguros de hoy, esta implicaba un pacto entre mercaderes que buscaban tener beneficios con un alto precio.

El mercader que asumía el rol de asegurado, cancelaba al segundo (asegurador) un equivalente de las mercancías que deseaba movilizar. El asegurador se comprometía a reponer la mercadería perdida más un premio para el transportista si sucedía un accidente. Por eso se la llamó a esta práctica como “Préstamo a la gruesa”. Ya que entre mercaderes no se sabía quien iba a ganar o perder. La principal razón era la dificultad que tenían en determinar el riesgo que existía en transportar la mercadería.

EL PRIMER SEGURO DE VIDA 

El primer seguro de vida apareció con las necesidades de los señores feudales y los primeros gremios de la época. Entre los años 900 AC – 1400 DC los navíos eran la principal forma de transporte de mercancías. Donde señores feudales, duques, y virreyes tenían el privilegio de viajar. Pero estaban sujetos a riesgos, entre ellos el robo o el secuestro de piratas.

Para este riesgo existió un seguro de vida rudimentario que consistía en la paga del rescate. Este prácticamente era asumido por un comerciante. El mismo que hacía de intermediario. El contrato se lo hacía de forma verbal. Cabe mencionar que dicho seguro para los señores feudales protegía únicamente al viajante. Ya que en la época no existían los seguros familiares como los de hoy. Es decir, si le sucedía algo a un duque asegurado, como la muerte. Esta no era razón suficiente para proteger su familia.

Otras modalidades del seguro de vida también aparecieron en este periodo. Las conocidas  Guildas (Norte de Europa) y Tontinas (Italia) eran asociaciones para la mutua ayuda.

Las Guildas eran fondos comunales utilizados en caso de que uno de los miembros moría, por motivos de enfermedad o incendio. Las Tontinas ocupadas por los sacerdotes de monasterio, consistieron en sumas fijas de oro cuyo total se dividía entre los supervivientes a una fecha determinada.

El Duque de Génova en 1309 utilizó por primera vez la palabra póliza (assicuramentum) en un contrato para salvaguardar su vida y la de su barco en un viaje hacia Mallorca.

En 1583 se registra la primera póliza de un seguro de vida para un grupo de comisionistas de Londres.  

LAS COMPAÑÍAS DE SEGUROS (1500 – 1900)

Las oficinas de seguros nacieron principalmente en Inglaterra tras el gran incendio de Londres en 1667, así aparece la primera entidad denominada “FireOffice” que era un lugar donde las personas podían encontrar agentes de seguro para proteger sus propiedades contra lo incendios.

Por ese mismo tiempo, emergieron las “Lloyd´s de Londres”, espacios donde se reunían agentes de seguro y comerciantes para formalizar sin parámetros técnicos contratos de navegación y transporte de mercadería.

En 1647 Blas Pascal difunde el cálculo de probabilidades y Edmund Halley en 1691 propone la tabla de mortalidad, estableciendo las bases matemáticas que las primeras compañías de seguros utilizarían, para calcular los riesgos antes de un convenio.

EL SEGURO MODERNO

La revolución industrial trajo mayores riesgos, estableciendo una expansión del mercado de seguros desde mediados del siglo XX, tanto así que en el presente, las compañías de seguros más fuertes (Top 10) son aquellas que nacieron en esta época. En la actualidad estas empresas generan utilidades que superan lo 80 billones de dólares y su mercado representa el 2% del PIB mundial, lo que permite crear estructuras sólidas de financiación y diversificación de servicios.

seguros y su historia

Redacción: Msc. Sebastián Núñez Edición: Santiago López y Diseño: Paul Aneloa

 

 

QBE Assist: 1800 - 723 - 000 / 09 99 38 22 38    Servicio al Cliente: 1800 - 222 - 000